Número de visitas

Seguimiento por Correo Electrónico

miércoles, 19 de marzo de 2008

HIDROLIPOCLASIA ULTRASONICA

Un tratamiento muy poco conocido es la Hidrolipoclasia, la cual consiste en la aplicación de grandes volúmenes de medicación en zonas de adiposidad localizada y/o celulitis, luego se aplica ultrasonido durante 15 minutos aprovechando la acción de cavitación que posee el mismo, la conjunción del ultrasonido y los medicamentos previamente inyectados, producen la ruptura de las células grasas y su eliminación mediante la circulación sanguínea y linfática.

La Hidrolipoclasia o Lipoaspiración, elimina "rollitos" sin quirófano, sin anestesia y sin riesgos. Científicamente comprobado en todo el mundo.

En griego, hidro quiere decir agua; lipo es grasa y clasia significa "romper" o "estallar". Es decir, a través del agua, el ultrasonido logra producir un "estallido" de las células grasas. Una vez "rotas" el cuerpo las elimina naturalmente.

La hidrolipoclasia ultrasónica se basa en un principio físico que es la capacidad que tiene el ultrasonido de difundir en agua. Al infiltrar "los rollitos" con agua o solución fisiológica estéril, el ultrasonido produce algo que se llama "cavitación", que viene a ser algo así como un "estallido" de la grasa. Esta grasa que acaba de "estallar" entra en el corriente linfático o sanguíneo y se elimina con la orina.











El éxito de la hidrolipoclasia ultrasónica en tratamientos para eliminar rollitos radica en el ultrasonido, que, entre otras cosas, produce termogénesis, genera calor y quema grasas. También rompe la fibrosis, un componente importante de la piel de naranja.

Todas las células grasas tienen "receptores", pero hay dos que se distinguen: los Alfa-2 y los Beta. Los hombres producen más receptores Beta que Alfa, mientras que las mujeres producen más receptores Alfa que Beta.

La principal diferencia es que los receptores Alfa movilizan la grasa, mientras que los Beta no. Las mujeres tienen el 80% de los receptores Alfa localizados en la zona de las caderas, los muslos, glúteos y las chaparreras. Allí los hombres tienen receptores Beta, por lo tanto no movilizan grasa hacia estas zonas. Esta es la razón por la cual las mujeres se ensanchan más de las caderas y chaparreras y los hombres no.

La manera adecuada de llevar a cabo una Hidrolipoclasia ultrasónica es marcar la zona a tratar, en un área de no más de 10 x 10 cm, con un marcador para la piel y desinfectada con un algodón embebido en alcohol. Luego se infiltra con una combinación de medicamentos que son específicos para uso en mesoterapia entre ellos; reductores específicos, como el silicio orgánico o el extracto de alcachofa, cafeína y derivados y también el Triac para quienes no son alérgicos a yodo. Esta parte del tratamiento puede durar entre 7 y 15 minutos. Hasta aquí se parece mucho a una sesión de mesoterapia común y corriente, sólo que la medicación es diferente.

Posteriormente, el médico procede a infiltrar el área una vez más, pero esta vez con solución fisiológica que puede contener bicarbonato u otro componente de Ph bajo.

En el abdomen, por ejemplo, se aplica en dos sectores, uno a cada lado del ombligo y la aplicación no dura más de tres minutos.

No hay comentarios: