Número de visitas

Seguimiento por Correo Electrónico

miércoles, 19 de marzo de 2008

Disfunción Sexual Femenina en la Menopausia

Muchas mujeres experimentan disfunción sexual durante la menopausia y más allá de ella, pero la incidencia exacta y sus causas aún son desconocidas. La disfunción sexual puede involucrar una disminución del interés en la actividad sexual, disminución de la excitación, imposibilidad de lograr el orgasmo o dolor durante el coito. A pesar de que algunos estudios describen la disminución del deseo y la actividad sexual en mujeres mayores, los problemas sexuales son comunes y no específicamente un problema de la menopausia. La disfunción sexual en la mujer madura puede tener múltiples causas incluyendo:

· Problemas sicológicos – depresión ó ansiedad

· Conflictos en su relaciones interpersonales

· Temas relacionados con historia de abuso físico ó sexual

· Medicamentos

· Desempeño sexual limitado de la pareja

· Problemas físicos que hace incómoda la relación sexual (resequedad vagina, dolor de espalda)

· Impacto del estrés y la fatiga

Se requiere de una evaluación física y sicológica minuciosa, así como del estilo de vida, y los cambios en sus relaciones interpersonales para así optimizarla terapia. La opciones de tratamiento se basan en identificar las causas. Las siguientes terapias pueden mejorar la función sexual:

· Ajustar los medicamentos antidepresivos

· Manejo adecuado del estrés

· Consejería de las relaciones interpersonales

· Ejercicios y actividades sexuales específicos, muchas veces guiados por un terapeuta sexual

· Tratamientos específicos de la atrofia genital, ya sea con tratamiento sistémico o terapia estrogénica vaginal ó lubricantes vaginales

· Cirugía correctiva y de rejuvenecimiento vaginal

Algunos aditamentos y drogas están siendo estudiados para tratar los problemas sexuales entre los cuales podemos mencionar:

· EROS_CTD: un aditamento para terapia clitoral aprobado por la Administración de Alimentos y Drogas de los EEUU (FDA) que pudiese aumentar el flujo sanguíneo y así mejorar la excitabilidad en algunas mujeres

· Cremas de Prostaglandina tópica: sustancias similares a hormonas responsables de la dilatación y contracción muscular, de la constricción y dilatación de los vasos sanguíneos y de la regulación de la presión sanguínea.

· Bupropión: un antidepresivo mercadeado con el nombre de Wellbutrin

· Hierbas: se están estudiando varias formulaciones herbarias

· Viagra: A pesar ser altamente efectivo para el hombre con disfunción eréctil, el Viagra (citrato de sildenafil) no se encontró efectivo para mujeres con disfunción sexual

· Terapia con testosterona: debido a que los niveles de andrógeno declinan con la edad, la testosterona puede tener un papel en el tratamiento de la disfunción sexual en la perimenopoausia en mujeres a las cuales no se le ha detectado ninguna causa especifica para su problema sexual. Por el momento no hay terapias de andrógeno aprobadas ni en EEU ni en Canadá para tratamiento femenino. Existen varios productos en uso entre los que se incluye la metiltestosterona oral combinada con estrógeno (Estrates HS), DHEA, crema tópica de testosterona al 1% ó 2%, inyecciones intramusculares de testosterona e implantes de testosterona. Existe información limitada sobre los efectos a largo plazo relacionados con el uso de andrógenos. Los riesgos potenciales incluyen vello facial, acné y efectos sobre el colesterol y la función del hígado. Las mujeres que acepten someterse a terapia con andrógenos deberán ser informadas de los posibles riesgos con su uso.

Las causas de la disfunción sexual y su tratamiento óptimo van a ser diferentes para cada mujer perimenopáusica. Lo más importante es hallar aquello que la haga sentir confortable. La mujer deberá consultar con su médico para determinar cual el la mejor acción a seguir.

No hay comentarios: